‘La resurrección a través de la cruz’… El profundo mensaje que ha reforzado la celebración que durante tres días ha relanzado a Cádiz en el mapa cofrade, ya forma parte de la historia…, la historia más brillante de esta ciudad en ese pilar fundamental que es la religiosidad popular.
La Cofradía de la Soledad y Santo Entierro, nuestra cofradía, vuestra cofradía, ha formado parte de esa foto histórica que ya cuelga en el recuerdo de un largo fin de semana, de sentimientos únicos, de una vivencia desconocida con un calado devocional que ha sido palpable entre los hermanos.
La Junta de Gobierno traslada su agradecimiento a todas las personas que han participado en la preparación de este evento, y a todos esos HERMANOS que han sido la luz del Cristo Yacente del Santo Entierro en su Solemne Traslado y en la Procesión Magna. Pequeños, jóvenes y mayores han formado parte del ‘sueño eterno’ de nuestro Señor porque todos tienen cabida cuando habla el corazón.
Agradecimiento eterno, una vez más, a la cuadrilla femenina que se encarga de que la Sagrada Urna muestre por las calles gaditanas la joya que representa. Todo ello con el no menos brillante trabajo de sus capataces, con Juan Carlos Acosta Hevia al frente.
Reconocimiento con grandes dosis de felicitación y agradecimiento al numeroso cuerpo de acólitos que ha puesto tanto cariño como respeto en la preparación y el desarrollo de su cometido en el paso del Santo Entierro.
‘Saludo marcial’ a los militares del Ejército de Tierra y de Cuerpos Comunes encargados de la escolta de honor al Titular de nuestra corporación penitencial, siempre con la autorización de la Subdelegación de Defensa y la mediación como enlace de nuestro hermano Federico Manuel Fuertes Fuentes.
Agradecimiento al cuarteto vocal ‘Virelay’ y a la Banda Municipal de Música de Mairena del Alcor, a la altura de un gran paso y de un acontecimiento magno. Quedan como melodía eterna esos cantos y esos sones exquisitos en la Sagrada Urna.
Reconocimiento a la Comunidad Parroquial de Santa Cruz, con todos sus grupos formando parte de una magna muy particular: la unidad de hermanos en la misma fe. Y especialmente a Medinaceli, por reforzar lazos con una historia que nos ha vuelto a unir 84 años después.
Y felicitación a la Junta de Gobierno y a esos hermanos implicados en el día a día de la hermandad, celosos de que todo transcurra de la mejor manera para mayor gloria de nuestros Titulares. Forman parte de ese abanico que no para de abrir para mostrar lo que puede ser una cofradía si sus hermanos dan un paso al frente. Gracias mil veces a ese equipo de trabajo. Honor y gloria para ellos por servir de esa manera a Nuestra Señora de la Soledad y al Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo.
(Fotografía: Rosa Fernández)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad